Una de las pozas del Cañón de Matacanes.

Viajé a Nuevo León buscando emociones extremas. Así es como supe de Villa de Santiago, Pueblo Mágico que está entre montañas, con sus calles empedradas y casonas antiguas que la convierten en el lugar ideal para pasar un fin de semana.

Calentamiento

Después de mucho pensar cuál aventura viviría, abordé, junto con un grupo, el vehículo todo terreno de Geo Aventura para adentrarnos en las montañas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, un área natural protegida al norte de la Sierra Madre Oriental que guarda escarpadas montañas, como el Cerro de la Silla, y majestuosos cañones, como el de La Huasteca.

Después de dos horas llegamos a la comunidad de Potrero Redondo, donde están las cabañas Geo Aventura Resort. Después de instalarnos, nos preparamos para una travesía aérea por una serie de tirolesas. Cuando finalizamos este divertido trayecto, descendimos rapeleando por un estrecho tiro vertical hasta llegar a una cueva, en el cual observamos interesantes formaciones rocosas. De regreso a las cabañas disfrutamos de una agradable cena y pasamos un rato en la fogata contando nuestras experiencias.

La gran prueba

Al día siguiente, nuestro objetivo era mayor: el Cañón de Matacanes. Nuestros guías nos dieron una plática de seguridad y nos entregaron equipo de cañonismo: traje de neopreno, casco, arnés, descensor, mosquetones, cintas de seguridad, chaleco salvavidas, lámpara frontal y mochila seca o bote estanco contra agua para guardar comida y cámara fotográfica.

Una vez que estuvimos listos, abordamos el vehículo todo terreno que nos llevó hasta el inicio del sendero para comenzar la caminata rumbo a la entrada del Cañón de Matacanes.

El primer desafío al llegar a la entrada del Cañón de Matacanes fue un salto de cuatro metros hacia una hermosa poza azul, color que se debe a la lenta desintegración de la roca caliza, por lo tanto, lo que se ve en realidad son micro sedimentos o micro cristales en suspensión que reflejan la luz y le brindan esas tonalidades. Para entrar al cañón, los guías montaron las cuerdas para rapel y uno a uno fuimos descendiendo por la cascada de treinta y dos metros de altura; al final nos zambullimos en un remanso de agua cristalina.

A continuación seguimos el curso del río por nueve kilómetros, superando obstáculos y disfrutando del milenario paisaje que ha moldeado el agua. Caminamos, nadamos y saltamos de poza en poza hasta llegar a la entrada de una cueva de 60 metros de altura. En este punto el río corre de forma subterránea, penetrando en la gruta con una cascada de quince metros, donde realizamos un segundo rapel. Dentro de la caverna observamos los primeros matacanes, nombre geológico que se le da a unas interesantes formaciones de rocas porosas de origen calcáreo por donde se filtra el agua, formando enormes regaderas. Realizamos un salto de cinco metros en total oscuridad para después nadar treinta metros por el interior de un pasaje subterráneo.

Finalmente llegamos a la última sección del Cañón de Matacanes conocida como “segundo matacán”. Para entrar en esta gruta realizamos un salto en una cascada de seis metros de altura y después nadamos bajo una bóveda abierta, un sitio formado por las filtraciones de luz y escurrimientos de agua que formaban un juego de luces y colores, hasta que una vez más la oscuridad se adueñó del ambiente y encendimos nuestras lámparas para iluminar el último tramo de sesenta metros. La salida de la caverna se volvió más estrecha; el techo casi se juntaba con el agua.

El último tramo es una caminata por el río Lagunillas hasta el lugar conocido como “Las Adjuntas”, donde finalizamos esta aventura entre las montañas de Nuevo León. Fueron casi nueve horas de recorrido por lo que es muy importante llevar calzado cómodo (con buena tracción y que sujete bien los tobillos ya que toda la caminata es sobre rocas resbalosas). También vale la pena llevar licras largas debajo del neopreno, ya que en todo el Cañón de Matacanes hay hiedra venenosa que provoca comezón.

Qué ver en Villa de Santiago

Estos son más lugares para disfrutar en este Pueblo Mágico:

-Plaza Ocampo: en torno a la cual se ubican galerías de arte, tiendas, las tradicionales dulcerías, hoteles y restaurantes.
-Parroquia de Santiago Apóstol: cuya construcción data de 1854, su fachada es estilo barroco.
-Palacio Municipal: en el 2007 fue acondicionado como el Museo de Historia de Santiago.
-Casa de la Cultura: presenta exposiciones de artistas locales y foráneos.

Parque Nacional Cumbres de Monterrey

Este territorio está ocupado por bosques de pino, encino y nogal y es el hábitat de aproximadamente 22 especies de mamíferos, entre los que destacan el oso negro, el zorro gris, el puma, el venado cola blanca, el jabalí de collar (Pecari tajacu), entre muchas otras. En cuanto a las aves, se han registrado alrededor de 120 especies como el halcón peregrino, la cotorra enana, el loro tamaulipeco, varias de ellas en peligro de extinción.

Contacto

Geo Aventura Resort
Tel. 01 800 830 5148.
www.geoaventura.com

Con información de mexicodesconocido.com.mx

 

Comentarios

Los comentarios están cerrados.