Matacanes e Hidrofobia.

Imagínate descendiendo junto a una cascada, saltando al vacío mientras te sostienes de una cuerda. Imagínate penetrar en las entrañas de la tierra, y sentir la adrenalina pura.

Al Cañón de Matacanes se le conoce de esta manera por las formaciones rocosas que penden de los techos de las cuevas por donde sale un estruendoso chorro de agua.

La fama de Matacanes se debe a los colores contrastantes del agua, que va desde el azul celeste hasta el turquesa, sus paredes de roca caliza y su exuberante vegetación tropical.

Por otro lado, Hidrofobia es un cañón menos concurrido que el de Matacanes, debido a su alto nivel de dificultad. Está ubicado en las orillas de la comunidad de Potrero Redondo, en Santiago, Nuevo León.

Esta aventura cuenta con siete cascadas de hasta ochenta metros de altura, así como con saltos hacia pozas de 15 metros y canales estrechos y largos por los que iremos nadando y encontrando retos como los toboganes naturales que hay en la zona.

Es muy importante que, para hacer ambos recorridos, se contrate gente certificada por la Secretaría de Turismo de Nuevo León y que tenga los permisos correspondientes del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, donde estos cañones están ubicados.

Con información de Travesía

Comentarios

Los comentarios están cerrados.